La Responsabilidad Social es un determinante en la vida actual tanto de empresas como de las personas. El entorno se convierte en un elemento integral de la calidad de vida de todos. La Fundación ha creado en este campo una gran actividad como lo hace con sus motores de generación de recursos.

La Responsabilidad Social no es entregar unos recursos o hacer gestiones diversas de apoyos sin control y sin efectos realmente primarios que tengan una repercusión en el bienestar de todos. Hacer obras o Fundaciones requiere un trabajo muy profesional y cuya administración consume muchos recursos. Por esta razón, Corazón Verde se ha constituido en una herramienta privilegiada para que las empresas puedan desarrollar su Responsabilidad Social de una forma profesional y con una excelencia en su manejo, y la Fundación ya tiene ejemplos con grandes resultados.

Actualmente desarrolla importantes programas con empresas que han querido que su actividad de aporte social sea la Fundación la que los lleve a cabo. La cifra del año anterior llegó a mil millones de pesos. Corazón Verde llega a aportar en algunos de los casos hasta el 50% de la inversión del proyecto. De esta manera las empresas no solo encuentran una forma de ayudar a la comunidad sino que con los aportes de la Fundación pueden duplicar sus inversiones sociales. Este es un concepto muy revolucionario que además de apoyar a las familias de los policías, genera un efecto multiplicador en el entorno cuando esta institución encuentra un gran respaldo de la sociedad civil.